0

No hay productos

To be determined Envío
0,00 € Total

Finalizar

Producto añadido al carrito
Cantidad
Total
Hay 0 productos en su carrito. Hay 1 producto en su carrito.
Total productos
Total envío  To be determined
Total
Continuar comprando Finalizar

Cama casita Montessori

Cama casita Montessori con somier incluido de madera maciza. Obtén un 5% de descuento al comprar la cama y el colchón conjuntamente. Las patas están incluidas, son un accesorio de instalación opcional para facilitar la limpieza debajo de la cama.


 

¿A partir de qué edad se puede utilizar una cama Montessori?

Los especialistas recomiendan utilizar una cama Montessori desde que el bebé tiene meses. También es una cama que se utiliza tras el proceso de colecho. No obstante, no hay nada establecido al respecto.

Conviene señalar que en la adaptación de los bebés a las camas Montessori influye mucho el historial de sueño que registren antes del cambio. En este sentido, si el niño se despierta con frecuencia por la noche o tiene problemas con las siestas, es recomendable mejorar la dinámica de sueño antes de pasar a una cama Montessori.

En cualquier caso, y como hemos visto hasta el momento, lo bueno de estas camas es que se adaptan al crecimiento y a las diferentes etapas del niño, por lo que ofrece a las familias la capacidad de decidir cuándo y cómo utilizarlas. De hecho, esta versatilidad es una de sus grandes ventajas.

Hay muchos padres, por ejemplo, que empiezan con este método antes de que se tenga que producir el paso de la cuna a la cama ‘de mayores’. El diseño de estas camas permite que dicha transición sea mucho menos radical. Respecto a la edad máxima de uso tampoco hay nada escrito. Hay camas con este estilo que se pueden utilizar hasta la adolescencia.

¿Qué cama Montessori es mejor para cada edad?

Como acabamos de comentar, el método de crianza Montessori aspira a aportar una libertad bien entendida a los niños, de manera que viva de modo pleno cada etapa de su crecimiento en el momento oportuno.

En este sentido, la evolución de las camas Montessori va aparejada a la propia evolución vital de nuestros hijos. El siguiente cuadra recoge la mejor opción de cama para cada una de las edades en las que se encuentren:

Etapa

Tipo

Motivo

Primeros meses

Colchón en el suelo, colecho

Sentirse acompañado pero libre

Gatear

Cama baja

Otorgar autonomía

Caminar

Cama ligeramente elevada

Mayor libertad y responsabilidad

Mayores

Estilo casa 

Fomento de la imaginación

 

Lo ideal es que sean los pequeños los que marquen la transición entre las diferentes etapas. Los padres deben poner a su disposición todos los medios posibles para que se desarrollen y descubran el mundo que les rodea, convirtiendo la cama Montessori en un lugar en el que le gustará pasar su tiempo.

 

¿Cuál es el mejor lugar para colocar la cama Montessori?

Partiendo de la premisa, como hemos visto hasta ahora, de que una cama Montessori es segura y fomenta la autonomía, la educación y la libertad de nuestros hijos, podemos ahora profundizar en cuáles serían las mejores opciones para ubicarla en el conjunto de una habitación.

Aunque cada familia es un mundo y en cada casa se organizan las zonas de descanso de una forma diferente, sí que cabe dar algunos ejemplos a la hora de situar estas camas. Recomendaciones o premisas orientadas a incrementar la comodidad y el confort de los más pequeños.

En este sentido, conviene señalar que, desde el momento en el que el bebé comienza a gatear resulta muy importante la habilitación de un espacio lateral libre y accesible, que le permita subir y bajar de la cama de modo autónomo.

Asimismo, también es aconsejable que el lugar en el que se fije la cama permita al niño visualizar la habitación de modo completo, para incrementar la sensación de dominio del entorno y la seguridad de sus movimientos. 

Además, la visión de la puerta desde el colchón es otro factor a tener en cuenta, dado que incrementa la seguridad de los pequeños al tiempo que establece sus límites.

Estos consejos influyen en la sensación de comodidad y seguridad que el niño tiene cuando se mete en cama. Al tenerse en consideración, garantizan que la ubicación elegida sea la correcta.

¿Es segura la cama Montessori?

Las camas Montessori defienden, ante todo, la autonomía de los más pequeños. Son el mejor ejemplo de un método educativo que busca impulsar la creatividad, la imaginación y la libertad de nuestros hijos. Características, no obstante, totalmente compatibles con su seguridad. Potencian su imaginación, crean una zona de juego y seguridad al ser su pequeño espacio donde desarrollan juegos, lectura, etc... Para crear ese espacio es importante cerrar el tejado de la cama con algún elemento textil o madera.

No en vano, y dado que las camas Montessori se encuentran prácticamente al nivel del suelo, no existe la posibilidad de que el pequeño se caiga y se lastime. Además, al eliminar los típicos barrotes de las cunas, también desaparece el riesgo de que el bebé se quede atrapado entre ellos.

Para la limpieza e higiene, recomendamos una cama que inicialmente esté en el suelo para la seguridad del bebe evitar golpes con el suelo al subir y bajar de la cama. Posteriormente se pueda elevar para facilitar el proceso de limpieza, opción que tienes disponible en nuestra tienda online ya que con un solo producto consigues las dos funciones.

Esta seguridad se basa, también, en la sencillez propia de un dormitorio Montessori, capaz de aunar un entorno bonito y agradable con un espacio despejado. En un ambiente Montessori, los elementos están pensados y son seguros, proporcionando al niño un espacio accesible y carente de riesgos que, al mismo tiempo, le permite centrarse y aprender a ser organizado.

La madera maciza es muy importante ya que el tacto y el aroma de la madera maciza natural sin tratamientos químicos pueden contener los dañinos compuestos organicos volátiles (COV). Un material natural como la madera potencia el desarrollo sensorial tanto a nivel táctil como olfativo.


1 - 11 de 11 artículos
1 - 11 de 11 artículos
Product successfully added to the product comparison!